ActualidadDestacadoNoticiasPublicaciones

Dinka Benítez: “No sé si se legislará primero o si las cortes asumirán la tarea de equiparar la cancha”

La autora del recientemente publicado libro "Filiación y mujeres lesbianas. Estándares, derecho comparado y análisis del caso chileno", explica la situación de la sociedad chilena sobre el tema y la compara con países afines.

Dinka Benítez, abogada y magister en Derecho Internacional de los Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales, trabaja desde 2017 en la Subsecretaría de Derechos Humanos, como especialista del Departamento de Formación y Capacitación en la materia.

El libro, publicado por Rubicón Editores, analiza los estándares internacionales aplicables a las familias de niños nacidos en el seno de una familia de lesbianas, aborda el tratamiento legislativo en algunos países afines, y describe la situación de la familia en Chile tras el reconocimiento de un status jurídico a las parejas del mismo sexo.

Dinka Benítez, autora del libro "Filiación y mujeres lesbianas"
Dinka Benítez, autora del libro “Filiación y mujeres lesbianas”

¿Cómo ha evolucionado la sociedad chilena y la justicia, desde el caso Karen Atala?
“La sociedad ha cambiado, sin duda. Antes existía un único tipo de familia protegida y una cultura exclusivamente heterosexual. Hoy en día, si bien se mantienen espesas capas de conservadurismo que impiden entender el principio de igualdad y no discriminación en toda su dimensión, al menos tenemos leyes que protegen la diversidad. Son leyes aún precarias, leyes mezquinas, pero leyes que de una u otra forma han ido permeando la cultura chilena hacia un mejor país.
El caso de la jueza Karen Atala fue el primer caso de orientación sexual conocido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y marcó un antes y un después en el reconocimiento de los derechos de las personas a la diversidad sexual, y de los niños y niñas pertenecientes a familias diversas. Y no sólo en Chile, sino que en toda la región. Sin ese caso, sin la exposición de esa familia a la opinión pública, quizás hoy no estaríamos donde estamos. Pero falta muchísimo: falta educación, falta protección, falta cultura”.

¿Qué países llevan la delantera en la igualdad de derechos para madres lesbianas y filiación?
“Un montón de países llevan la delantera en igualdad de derechos. Cruzando la cordillera tenemos a Argentina, que es una sociedad tremendamente avanzada en el reconocimiento de realidades que, aunque también ocurren en Chile, acá son ignoradas social, cultural y judicialmente. Lo mismo ocurre en España, que tiene leyes especializadas, o en Colombia, cuya cultura constitucional ha permitido enormes avances en términos de prestaciones sociales y reconocimiento de derechos; derechos no de las madres, sino de los propios niños y niñas.
Esos tres países analizo en mi libro Filiación y mujeres lesbianas. Pero el universo es mucho más grande. Es de esperar que Chile no sea uno de los últimos países del mundo en ponerse al día en estándares de igualdad”.

Libro "Filiación y mujeres lesbianas. Estándares, derecho comparado y análisis del caso chileno". Rubicón Editores, 2018.
Libro “Filiación y mujeres lesbianas. Estándares, derecho comparado y análisis del caso chileno”. Rubicón Editores, 2018.

¿Cuándo crees que en Chile se legislará sobre filiación y que un hijo pueda ser inscrito en el Registro Civil como hijo de dos madres?
“Falta poco. Porque el Derecho se ha visto superado por la realidad. No sé si se legislará primero o si las cortes asumirán la tarea de equiparar la cancha. Hoy nacen niños y niñas en familias de mujeres lesbianas: nacen fuera de la ley no porque esté prohibido, sino porque la tarea legislativa está atrasada. ¿Qué pasa con esos niños? Son ignorados en sus derechos, partiendo por los filiativos.
Hoy en día, aun sin ley, las mujeres lesbianas construimos familias y para eso no deberíamos necesitar leyes. El límite está cuando nuestros niños son desarraigados de su dignidad y viene un ente administrativo a decirles quiénes son y quiénes no son.
Espero que esta situación cambie luego, por ley o por la función judicial. Pero tiene que cambiar. Chile ya sabe de cambios en el régimen de filiación: antes existían hijos legítimos e ilegítimos dependiendo si nacían dentro o fuera del matrimonio. Hoy hay otros niños, también “ilegítimos”, y eso tiene que acabar.
El proyecto de ley de adopción, tan comentado en estos días, es una tremenda oportunidad para remediar en parte el atraso legislativo. Pero para ello también hay que considerar que las familias homosexuales y lesbianas tienen hijos “propios” y en esos casos la ley debe considerar la posibilidad de que esos niños sean susceptibles de adopción por parte de las parejas de sus progenitores, más aun si están unidos civilmente. Exigir la calidad de cónyuge es contradictorio con el fin buscado de eliminar los roles de padre y madre, que es donde se ha focalizado la discusión. Tenemos que preocuparnos de la ley de adopción, sí, pero también de la filiación en general.

César Contreras Manzor

Periodista EstadoDiario

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close