ActualidadNoticias

Entra en vigencia nuevo protocolo de acoso sexual en la Cámara de Diputados

La nueva normativa interna penará actitudes “de carácter sexual o íntima no consentida, que de forma indebida y por cualquier medio realice requerimientos de tipo sexual a cambio de beneficios o bajo amenazas...".

No más chistes, bromas ni piropos. Hoy entró en vigencia el “Protocolo de Prevención y Sanción del Acoso Sexual”, aprobado ayer por la comisión de Régimen Interno de la Cámara, que castigará y protegerá a las víctimas de esas conductas dentro del recinto.

La nueva normativa interna pena actitudes “de carácter sexual o íntima no consentida, que de forma indebida y por cualquier medio realice requerimientos de tipo sexual a cambio de beneficios o bajo amenazas, o genere un ambiente laboral intimidatorio, hostil, humillante, degradante u ofensivo, provocando un efecto atentatorio contra la dignidad de quien las recibe”.

El documento también especifica que “el acoso sexual podrá emanar tanto del superior o inferior jerárquico, como de un par. Las conductas constitutivas de acoso podrán ser físicas, verbales o no verbales. Asimismo, no será requisito para considerar una conducta como constitutiva de acoso sexual el que haya sido sostenida en el tiempo, recurrente o sistemática”.

4 tipos de faltas

Las faltas en las que podrían incurrir los individuos fueron categorizadas en leves, menos graves, graves y gravísimas.

Dentro de las leves se considerarán las “insinuaciones, bromas, chistes, o piropos”. Como faltas menos graves se encuentran los “comentarios despectivos u ofensivos sobre la apariencia u orientación sexual; llamados telefónicos, cartas, correos electrónicos o mensajería digital con contenido sexual que de forma indebida propongan o inciten a mantener relaciones sexuales”. Las faltas graves son “el acercamiento físico excesivo y los roces innecesarios” y las gravísimas “todas aquellas que impliquen uso de la fuerza”.

Sanciones

En cuanto a las sanciones, el texto determina que las faltas graves y gravísimas serán castigadas con una censura, la máxima sanción disciplinaria. Además, se aplicará una multa que puede variar entre el 10% y 20% de la dieta parlamentaria en el caso de agresiones graves y entre 20% y 50% para las gravísimas.

El protocolo también considera posibles medidas de reparación hacia las víctimas, como disculpas públicas. Además, advierte que si las conductas pudieran ser consideradas como delito, los antecedentes se pondrán en manos del Ministerio Público.

La normativa considerará a diputados, asesores, trabajadores de empresas externas y personas ajenas a la institución, como las visitas, que podrán ser acusados y/o sancionados por comportamientos impropios.

 
También te puede interesar:
El feminismo después de mayo: La Red Amanda Labarca en la U. de Chile
Programas de Compliance con perspectiva de género
Corte Suprema aprueba protocolo de actuación sobre acoso sexual

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close