LegislaciónNoticias

Teletrabajo y el primer piloto en el sector público

En 2017 el Instituto Nacional de Propiedad intelectual eximió a 17 trabajadores del control de horario para instalar una nueva modalidad de trabajo: teletrabajo. A continuación te presentamos los resultados de su implementación.

Cada vez son más las personas que buscan equilibrar su vida personal, familiar y laboral. Y es que es hoy en día se han instalado nuevas formas de trabajo, una de ellas es el teletrabajo. La modalidad que exime a sus trabajadores del control de su jornada laboral y permite realizar labores fuera de sus dependencias de sus respectivas instituciones.

En 2016, la promulgación de la Ley 20.971 introdujo esta innovación en materia de empleo en Chile, particularmente en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI). Organismo público encargado de registrar, administrar e implementar políticas de propiedad industrial.

Mediante un informe de evaluación del sistema de Teletrabajo en INAPI, publicado por la Dirección de Presupuestos, se dieron a conocer los resultados de este plan piloto. Dentro de los beneficios destaca la mejora en la vida familiar, ahorro de tiempo.

Debido a que la muestra seleccionada para medir sus efectos fue pequeña, no fue posible establecer conclusiones determinantes relacionadas a la productividad de los trabajadores.

Innovación del sector laboral

El programa de teletrabajo en INAPI formó parte de un conjunto de reformas para la gestión de personas que la organización. En 2013, por ejemplo se introdujo la flexibilidad horaria.

Sin embargo, la introducción de esta forma de trabajo se realizó a través de un plan piloto autorizado en 2016 que permitió al director de INAPI, eximir del control horario de la jornada y adoptar la siguiente modalidad de trabajo semanal: cuatro días home-office y uno en la oficina.

INAPI se convirtió en la primera institución del Estado de Chile en implementar formalmente esta modalidad. Entre las experiencias anteriores de teletrabajo en el sector público –sujetas a discrecionalidad y no institucionalizadas– destaca la del Servicio Agrícola Ganadero, Superintendencia de Salud, Consejo para la Transparencia y el Congreso Nacional.

Teletrabajo, un diseño basado en la organización

Para un funcionamiento adecuado de esta forma modalidad, se definieron metas y objetivos para los funcionarios a través de la suscripción de convenios de aceptación y desempeño. Uno de los elementos indispensables fue el uso de TIC’s para facilitar el contacto de los trabajadores con la institución.

Según el informe de evaluación del sistema de Teletrabajo en INAPI, las condiciones que favorecen un mejor desarrollo del teletrabajo se relacionan con la cultura, política y compromiso institucional. “Es necesario dar claridad a los límites y expectativas de las instituciones que deciden poner en práctica esta modalidad de trabajo”.

La adaptación, separación de espacios, autonomía y autodisciplina destacan entre las condiciones individuales necesarias que los teletrabajadores deben implementar.

¿Es el teletrabajo una buena iniciativa?

Los hallazgos obtenidos de el plan piloto implementados en INAPI fueron categorizados entorno la y productividad, calidad de vida laboral y conciliación vida laboral, familiar y personal

Si bien los hallazgos correspondientes a la productividad de los teletrabajadores no son representativos, entre otras razones, por el pequeño número de muestra analizado –17 trabajadores– “se observa que, entre 2016 y 2017, ésta aumentó en 5 de las 7 áreas en las que se implementó el Sistema de Teletrabajo en INAPI (Fondo, Forma, Renovaciones, Patentes y Diseño), donde las únicas excepciones fueron las áreas de “Pagos” (de Marcas) y “Call Center” (de Operaciones)”.

En cuanto a calidad de vida laboral, relacionada a la experiencia del teletrabajo, el informe destaca que los trabajadores percibieron entre otras cosas, realizar un trabajo más eficiente acosta de una mayor carga laboral.

Al respecto, el informe señala que “si bien tener flexibilidad resulta positivo, también se transforma en una nueva responsabilidad, la cual, aunque es experimentada tanto por hombres como por mujeres, son éstas últimas quienes más dificultades muestran a la hora de separar espacios”.

Finalmente, los resultados relacionados a la conciliación de la vida laboral, familiar y personal demostraron la necesidad de los teletrabajadores de organizar sus tiempos y espacios cotidiano, además de la percepción, por parte de las mujeres, de una mayor presión por realizar tareas domésticas.

Dentro de los elementos positivos destacados por los trabajadores están: ahorrar tiempo en te traslado, mayor libertad de elección del lugar en el que viven y mejoras en las relaciones con los hijos.

También te puede interesar:
Coordinación entre organismos del Estado: impostergable, ineludible

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close