Columnas

Análisis Jurisprudencial de las “Funas” en Redes Sociales

"Esta incipiente figura social ha generado una serie de controversias, al punto que la Corte Suprema la ha calificado como una manifestación de autotutela -proscrita por nuestro ordenamiento jurídico- que ha ido en aumento como “forma de solución unilateral” de determinados conflictos sociales".

Por Matthias Alanis * y William García **

Cada vez se ha vuelto más recurrente encontrar en redes sociales publicaciones de textos, imágenes o vídeos que tienen por finalidad “funar” o denunciar públicamente a una persona, natural o jurídica, a la cual se le imputa la comisión de un determinado hecho moralmente reprochable, incluso delitos. Sin embargo, esta incipiente figura social ha generado una serie de controversias, al punto que la Corte Suprema la ha calificado como una manifestación de autotutela -proscrita por nuestro ordenamiento jurídico1Corte Suprema. (2019). Recurso de protección, rol N° 2682. Considerando Quinto. Ver también: Corte de Apelaciones de Santiago. (2019). Recurso de protección, rol N° 63746. Considerando Cuarto. que ha ido en aumento como “forma de solución unilateral” de determinados conflictos sociales.

Vasta es la jurisprudencia de nuestros Tribunales respecto a las “funas en redes sociales”, en donde han sido caracterizadas como una institución que carece de las garantías necesarias del debido proceso2Corte de Apelaciones de Temuco. (2016). Recurso de protección, rol N° 4358. Considerando Séptimo. y, en donde el “denunciante” es al mismo tiempo “juez y verdugo”. 

Matthias Alanis

En estos casos existen dos partes cuyos derechos fundamentales se encuentran en tensión. Por un lado, la libertad de emitir opinión y la de informar del “denunciante” (art. 19 N° 12 CPR) y por el otro, el respeto y protección de la honra del “denunciado” (art. 19 N° 4 CPR). Al respecto, la Corte Suprema ha sostenido que “la libertad de expresión no tiene un carácter absoluto y se encuentra ciertamente limitada por el derecho a la honra y buen nombre que le asiste a quien se ve afectado por expresiones deshonrosas vertidas en una red abierta al público”3Corte Suprema. (2018). Recurso de protección, rol N° 74842. Considerando Octavo. Ver también: Corte Suprema. (2019). Recurso de protección, rol N° 27759. Considerando Séptimo; Corte de Apelaciones de Punta Arenas. (2017). Recurso de protección, rol N° 221. Considerando Cuarto..

Y es que en este punto la judicatura es enfática, la “funa” no es ni puede constituir el ejercicio legítimo de un derecho cuando afecta en forma abusiva el derecho a la honra del “denunciado”. Tal situación se hace efectiva al momento en que a este último se le imputa públicamente un delito, sin que aquello haya sido resuelto en la sede procesal correspondiente y que ampare todas las garantías del debido proceso4Corte de Apelaciones de Valdivia. (2018). Recurso de protección, rol N° 497. Considerando Sexto..  

Por otra parte, los tribunales del país, fundados en la ley N° 19.628 sobre “Protección de la Vida Privada”, han afirmado que la divulgación -sin el consentimiento del titular5La Corte Suprema ha distinguido dos dimensiones del derecho a la propia imagen a saber, una positiva que autoriza a su titular a utilizarla para cualquier medio lícito, y otra negativa, expresada como su derecho a impedir que terceros, sin su autorización, capten, reproduzcan o difundan dicha imagen. Al respecto ver: Corte Suprema. (2015). Recurso de protección, rol N° 7148. Considerando Décimo Segundo.– de aquellos datos que pertenecen al ámbito de la intimidad de las personas constituye un límite a la libertad de opinión6Corte Suprema. (2018). Recurso de protección, rol N° 450. Considerando Décimo Tercero. Ver También: Corte Suprema. (2016). Recurso de protección, rol N° 2536. Considerando Octavo; Corte de Apelaciones de Punta Arenas. (2015). Recurso de protección, rol N° 682. Considerando Séptimo.. Al respecto, deben comprenderse como datos sensibles “aquellos datos personales que se refieren a las características físicas o morales de las personas o a hechos o circunstancias de su vida privada o intimidad” (Ley N° 19.628 artículo 2, letra g).

William García

Lo anterior puede verse sintetizado en lo resuelto por la Iltma. Corte de Apelaciones de Arica, la cual sostuvo que “al haber la recurrida publicado en su página de Facebook  y en varias más de carácter público (e incluso masivo) de la misma red social, en la que se pone a disposición de terceros, información personal del recurrente sin su consentimiento, ha realizado una actuación ilegal y arbitraria que contraviene la Ley N° 19.628 y, en consecuencia, conculca el derecho constitucional de la recurrente previsto en el artículo 19 numeral 4º de la Constitución Política de la República, al afectar la protección que se le debe a su vida privada y su honra”7Corte de Apelaciones de Arica. (2017). Recurso de protección, rol N° 710. Considerando décimo..

No obstante lo anterior, las “funas en redes sociales” no resultan ser un tema totalmente pasivo al interior de la judicatura puesto que su ilegalidad o no, va a depender mucho del contexto en el cual se realice, así como de los medios que dispongan los “denunciantes” para probar los hechos sostenidos en sus “denuncias públicas”. 

Lo anterior puede ser apreciado en un fallo de la Corte Suprema, quien al conocer de un recurso de protección consideró que la “funa” debía ser entendida -en dicho caso- como el legítimo ejercicio de la libertad de emitir opinión e informar de los recurridos, fundado -principalmente- en la actuación previa del recurrente. En tal sentido resolvió que:

“Si bien las expresiones escritas por los recurridos evidencian señales importantes de vehemencia, y por cierto denotan un malestar intenso y un ánimo de reprobación significativo hacia el recurrente, no por eso resultan reprochables, pues precisamente el sentido del aseguramiento a nivel constitucional de la libertad de informar y emitir opinión es el de resguardar la circulación de aquellas expresiones que pueden resultar objetables. 

 A lo anterior debe agregarse que el proceder de los recurridos encuentra explicación en la conducta previa del recurrente, quien aparece refiriéndose en el pasado en forma peyorativa respecto del género femenino. Esto provee contexto a la situación en análisis y permite, también, desacreditar la posible impresión de haber actuado los recurridos motivados por el mero capricho o en forma antojadiza”8Corte Suprema. (2018). Recurso de protección, rol N° 12443. Considerando Séptimo.. 

Por último, y en relación a la relevancia del contexto al momento de analizar las “funas en redes sociales”, es interesante la postura entregada por la Ministra Carola Rivas Vargas, respecto de la “funa” como una medida de reparación personal de la víctima de delitos sexuales, en donde el 57% de los casos son archivados provisionalmente9Al respecto ver: Corte de Apelaciones de Concepción. (2020). Recurso de protección, rol N°3448.. Y es que, en tales circunstancias, la “funa” permite observar un verdad incómoda, la ineficiente respuesta en la investigación de esta clase de delitos ha impulsado a que las personas busquen alternativas fuera del Derecho para dar solución a sus conflictos sociales de una manera más efectiva y segura que un proceso penal extenso y re-victimizante.

En síntesis, nos encontramos ante un caso de colisión de derechos fundamentales, en donde la primacía de uno sobre otro deberá ser determinado casuísticamente, tal como lo ha ido desarrollando la jurisprudencia nacional. Sin embargo, puede afirmarse que: 1) La imputación de un delito por medio de una “funa”, ha sido mayormente rechazado por nuestros Tribunales, puesto que tal imputación requiere que se cumplan previamente con las garantías necesarias del debido proceso y; 2) La funa como forma de denunciar públicamente conductas o actitudes moralmente reprochables puede encontrarse amparado en la libertad de expresión si aquella se funda en una conducta previa y probada del “denunciado”.

* Matthias Alanis Carrasco es Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales (2019), Universidad Alberto Hurtado.
** William García Machmar es abogado (2007), U. de Chile, Magíster en Derecho (2011), U. de Chile y LLM (2012), New York University. Es docente de Derecho Administrativo en la Universidad Alberto Hurtado desde 2017.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close