Columnas

Día mundial de las Telecomunicaciones e Internet: desafíos de la crisis sanitaria

"Nuestro país tiene desafíos para poder mantener operando internet: acortar la brecha digital en zonas aisladas y en que la calidad de conexión es nula por cobertura, mejorar la penetración de la fibra óptima en zonas urbanas y llevarla también a áreas rurales. Pero no solo basta la implementación tecnológica, se requiere también fomentar la formación de personas en el desarrollo de competencias digitales para el nuevo entorno".

Por Andrés Pumarino *

El pasado 17 de mayo se celebró el Día mundial de las Telecomunicaciones e Internet por la UIT (organismo especializado en telecomunicaciones de la Organización de las Naciones Unidas, encargado de regular las telecomunicaciones a nivel internacional) y vemos que nuestro país se encuentra en un camino de transición. Por una parte nos encontramos en una situación de asignar el espectro radioeléctrico a la tecnología 5G, acción que generará un cambio radical en el uso de internet -en especial en a la internet de las cosas  (IoT) lo que permitirá su masificación y un uso productivo a mayor escala-, mientras que por otra debemos seguir avanzando en acortar la brecha de conectividad.

Pero ¿cuál es el desafío para nuestro país?. No solo se necesitan los cambios tecnológicos, requerimos urgentemente un cambio en la forma en que trabajamos y nos relacionamos con la tecnología. Hoy, en plena crisis sanitaria, internet ha sido una herramienta fundamental para mantenernos conectados, continuar las operaciones en las organizaciones y seguir teletrabajando, estudiando, comprando, entre otras. 

Andrés Pumarino

Sin embargo, nuestro país tiene desafíos para poder mantener operando internet: acortar la brecha digital en zonas aisladas y en que la calidad de conexión es nula por cobertura, mejorar la penetración de la fibra óptima en zonas urbanas y llevarla también a áreas rurales. Pero no solo basta la implementación tecnológica, se requiere también fomentar la formación de personas en el desarrollo de competencias digitales para el nuevo entorno. Estas dicen relación con el uso de herramientas productivas dispuestas en internet, saber identificar la información verdadera de la falsa, distinguir lo principal de lo accesorio, saber respetar el derecho de autor, así como también el reconocer el valor de la ciberseguridad y el cuidado de nuestros datos. 

El entorno se nos presenta muy interesante, cada vez más explotando a internet no sólo como una herramienta de comunicación, sino que también como un elemento productivo que impulsa el desarrollo de las economías de los países. Si Chile pretende avanzar en su desarrollo económico, debe reconocer el valor de las telecomunicaciones, en especial de internet, no sólo fomentando la penetración de ella sino que también incentivando la formación de nuevos técnicos y profesionales preparados para el entorno de la economía digital, particularmente donde el dato tiene un gran valor.

También se requiere ajustar nuestra regulación en materia de protección de datos personales -tema que está hoy en el Congreso Nacional- y por otra parte avanzar en la reforma a la Ley de Delitos Informáticos, que data del año 1993. Por otra parte, el proyecto que moderniza la Ley de Firma Electrónica se encuentra aún en el Congreso y necesita avanzar, siendo una herramienta vital para los actos jurídicos en este entorno de aislamiento en que nos encontramos. Además, el 11 de noviembre pasado se publicó la Ley N° 21.180 sobre Transformación Digital del Estado, cuya finalidad es dar inicio al proceso de digitalización y modernización de los procedimientos administrativos seguidos ante los órganos de la administración del Estado, apuntando a que las comunicaciones que se realicen entre órganos de la administración del estado se realicen a través de medios electrónicos, con copia a los interesados.

Los desafíos aún son múltiples si queremos avanzar en el ecosistema digital y para ellos debemos adaptarnos rápidamente, mejorando nuestra competitividad como país para salir lo más rápido posible de las consecuencias económicas que dejará esta crisis sanitaria.

Andrés Pumarino

Abogado, Magister en Negocios UAI. Socio de LegalTrust, firma legal-informática. Profesor de la Facultad de Ingeniería PUC y del Magíster en Ciberseguridad UAI.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close