Al aire

Una nueva oportunidad para involucrarse en el Colegio de Abogados

"La participación femenina en las distintas instancias del Colegio es necesaria para dar cuenta de toda la realidad de nuestros colegiados. Nuestras visiones son complementarias e indispensables para poder dar una mejor respuesta a las necesidades que  tenemos".

Por Carmen Domínguez Hidalgo*

Ad portas de terminar mi primer período como Consejera del Colegio- y aspirando a ser reelegida- surge la natural pregunta entre muchos que conozco sobre por qué seguir en esto. Y eso no me sorprende porque al igual que ellos, yo desconocía el trabajo que esta institución realiza. Transcurridos cuatro años, quisiera seguir en esto por la importancia que tiene para el ejercicio de nuestra profesión la existencia de un Colegio numeroso, activo y representativo de las distintas vocaciones profesionales que existen y con una activa participación de abogadas.

Carmen Domínguez Hidalgo

En efecto, en tiempos donde numerosas instituciones nacionales parecen estar en crisis, en buena parte por comportamientos contrarios a la ética, la necesidad de un control ético de las distintas instituciones y profesiones se torna indispensable. Y, en ello, al Colegio le corresponde, por una parte, entre otras instituciones, la tarea de relevar la trascendencia del respeto al Estado de Derecho y a los derechos de todos los ciudadanos. Por otra parte, él es insustituible en el control ético del ejercicio profesional. Por un lado, otorgando mediante su Consejo, amparo al abogado que lo requiera cuando se vea conculcado en su desempeño. Por otro, sancionando a través de los tribunales éticos, a todo abogado que se aparte del recto ejercicio de la profesión.

El Colegio debe además reforzar su participación en el debate público de todos aquellos temas que conciernen al derecho a defensa de todo chileno.

Esta elección se da además en un contexto histórico. Por primera vez, las mujeres aumentarán su presencia en el Consejo. Es cierto que todos hubiésemos querido que para ello no hubiese sido necesario introducir una regla que asegure el aumento del número actual. Algunas hemos podido estar en él sin ella y uno podría esperar que así sucediese para muchas otras en ésta y en las futuras elecciones.

No obstante, tras una importante reflexión, en el Consejo se advirtió la dificultad que han enfrentado las candidaturas femeninas en el pasado. Las causas de ello son difíciles de precisar pues sin duda exceden a la propia realidad del Colegio. Como pudimos constatarlo en el Seminario de noviembre de 2018 que organizamos desde la Comisión de Abogadas, la representación femenina en el Consejo -bajo el 20%- corresponde a la que se da en la generalidad de los ámbitos del ejercicio profesional. Por eso, identificar las razones precisas que determinan ese diagnóstico es un trabajo que requiere mucho más tiempo.

La incorporación de una cuota en las listas y en el resultado de la elección, refrendado por la votación habida en la Asamblea extraordinaria de colegiados, ha sido entendida como una medida concreta -transitoria- destinada a potenciar la colegiatura de más abogadas (cercana al 35% pese a que el 53% de los egresados de Derecho son mujeres) pero también de abogados, pues a todos nos interesa que el Consejo se enriquezca en su aporte.

En efecto, la participación femenina en las distintas instancias del Colegio (Consejo, Comisiones, Tribunales Éticos, etc,) es necesaria para dar cuenta de toda la realidad de nuestros colegiados. Nuestras visiones son complementarias e indispensables para poder dar una mejor respuesta a las necesidades que  tenemos y los desafíos que estos tiempos plantean a nuestra profesión.

Como Lista D Gremial queremos abordar esos desafíos, pues son una consecuencia de la decisión ya adoptada -por todos los consejeros de nuestra lista- de apoyar todas las instancias que parezcan necesarias para que los abogados y abogadas más jóvenes, se colegien y participen con sus ideas.

Para ello, primero, seguiremos en la línea de los acuerdos adoptados por el Consejo en los últimos meses esto es constituyendo al Colegio como un espacio donde todo abogado o todo chileno pueda denunciar actos o prácticas reñidas con la ética o derechamente ilegales en el ámbito público o privado. Segundo, reforzaremos el trabajo –  ya se iniciado- para promover mayor participación femenina y de jóvenes incorporándolos en las distintas comisiones que existen al interior, tendremos una activa participación en la Comisión de Abogadas y trabajaremos por la realización del II Seminario de Abogadas y el desarrollo de mentorías para las más jóvenes. Tercero, quisiéramos promover una mayor integración en el trabajo con los Colegios regionales pues sólo unidos podemos tener mayor incidencia en las urgencias que tiene el ejercicio de nuestra profesión y en el debate público de los temas que inciden en ello.

Las próximas elecciones son una nueva oportunidad para que todos los colegiados se involucren en esta institución que debe crecer y reforzar su acción para beneficio de todos nosotros.

*Carmen Domínguez Hidalgo es consejera del Colegio de Abogados y candidata a la reeleción por la lista D “Gremial”. También es académica y directora del Centro UC de la Familia.

 

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close