Columnas

La importancia de las tres E en un futuro modelo tributario

"Lo claro es que antes de promover una nueva reforma tributaria - que se anuncia como inevitable, frente a los efectos económicos de la pandemia - es indispensable entrar en los temas de eliminar numerosas exenciones que han perdido oportunidad o justificación; combatir efectivamente la evasión y aplicar las normas destinadas a combatir la elusión".

Por Rodrigo Rojas P. *

Hace algunos días atrás la “Comisión Tributaria para el Crecimiento y la Equidad” designada por el Ministerio de Hacienda entregó un primer informe sobre Exenciones y Regímenes Especiales. El referido documento formula recomendaciones relacionadas con la primera parte del mandato entregado a la Comisión, esto es sobre la pertinencia de mantener, modificar o eliminar una serie de exenciones, beneficios o tratamientos tributarios especiales.

Este informe se ve complementado por el reporte conjunto emitido en el mes de octubre de 2020 por la OCDE y el FMI, que se pronunció sobre estos mismos temas.

Dentro de las recomendaciones de la Comisión hubo especial mención a la eliminación de varias exenciones, tales como las que favorecen a las ganancias de capital; a ciertos beneficios de los fondos de inversión y fondos mutuos; a la eliminación de los regímenes de renta presunta; la eliminación del crédito por intereses de créditos hipotecarios; los beneficios del DFL 2 y así otros más.

De acuerdo a lo que señala el propio informe -junto a la información entregada por el Servicio de Impuestos Internos-, las exenciones tributarias serían del orden de US$ 9.300 millones anuales, entre las existentes en IVA y Renta.

Otro tema fundamental en el escenario chileno es el de la Evasión, cuyas cifras exactas no es posible conocer, pero que sabemos que son muy altas. De acuerdo con estimaciones recientes del ex director del Servicio de Impuestos Internos, señor Michel Jorratt, la evasión el año 2017 es del orden del 5,5% del PIB para el impuesto a la renta y de 2,1% del PIB para el caso del IVA, totalizando un 7,6% del PIB, monto que asciende a más de US$21.500 millones de dólares anuales.

Rodrigo Rojas P.

Finalmente, nos queda el tema de la Elusión que en los últimos años ha sido intensamente discutido desde que en el año 2014 se incorporó a nuestro Código Tributario una cláusula general Antielusiva, destinada a frenar las operaciones cuyo fin último es impedir el no pago de impuestos por la vía de la simulación o el abuso del derecho. El diagnóstico hecho en dicha oportunidad es que la elusión es negativa porque: a) Viola los principios de equidad tributaria al desplazar la carga tributaria hacia los contribuyentes que actúan correctamente; b)  Afecta la libre competencia, en cuanto el elusor obtiene ventajas económicas frente al no elusor; c)  Incrementa los costos de la administración y fiscalización de los tributos, en cuanto reduce la predisposición de los buenos contribuyentes a declarar correctamente; y d) Afecta la recaudación tributaria, privando al Estado de los recursos que -conforme al procedimiento democrático de formación de ley- le corresponden. 

Si bien esta nueva norma o procedimiento judicial nunca ha sido aplicada por la autoridad tributaria, se ha sostenido que su sola existencia es disuasiva de esquemas elusivos, también llamados planificaciones tributarias agresivas. En esa misma línea se encuentra la frecuente actualización que el Servicio de Impuestos Internos hace al llamado Catálogo de Esquemas Tributarios

Muchos autores y especialistas tributarios han criticado su redacción, efectividad y han llamado a su modificación, cuyo último intento se incluyó en la Modernización Tributaria del año 2020, la que finalmente no prosperó.

Lo claro es que antes de promover una nueva reforma tributaria – que se anuncia como inevitable, frente a los efectos económicos de la pandemia – es indispensable entrar en los temas de eliminar numerosas exenciones que han perdido oportunidad o justificación; combatir efectivamente la evasión y aplicar las normas destinadas a combatir la elusión.

El conocido politólogo y académico de la Universidad de Stanford, Francis Fukuyama, dijo en una entrevista dada en Santiago hace algunos meses: “En Latinoamérica, las elites no quieren pagar impuestos. Les gusta evadir impuestos y eso es malo para la sociedad democrática”.

En este sentido tenemos un desafío en torno al modelo de sociedad que queremos para el futuro, donde la tributación sea sentida como justa y perfecta.

Rodrigo Rojas P. es abogado, socio de Abdala y Cía. Profesor de Derecho Tributario de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, fue Secretario Académico del Magíster en Derecho Tributario de esa misma Facultad. Anteriormente fue Director de Postgrados de la Facultad de Derecho de la Universidad Adolfo Ibañéz y Director del Magíster en Derecho de los Negocios de la misma casa de estudios.

Rodrigo Rojas

Abogado de la Universidad de Chile, especialista en contratación tecnológica. Participó en el Comité Legal de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información. Fue profesor en el Magíster de Derecho Tributario de esa Facultad. Hoy es socio de Abdala y Cía.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close