Al aire

Rendimiento legislativo del Gobierno y el Parlamento 2014 – 2018

Por Felipe Cowley P.

Gráfico 1 – Para no confundirse: este gráfico está construido en una escala desde 58, no desde 0 como los siguientes.

Enfoque Legislativo ha estudiado las cifras fundamentales que delinean el rendimiento legislativo del Gobierno y el Parlamento hasta el término del presente año 2018, en contraste con el mismo período observado desde el 11 de marzo hasta el 28 de diciembre de 2014.

El primer parámetro comparativo está dado sólo por el número de mensajes del Ejecutivo ingresados al Congreso (ver gráfico 1), donde observamos que en lo que va del presente período de gobierno, al 28 de diciembre de 2018, se han ingresado 62 mensajes, y el 2014 a esta misma fecha se habían ingresado 68 mensajes por la anterior Presidenta Bachelet.

Gráfico 2

En un segundo ámbito vinculado a los mensajes del Ejecutivo que ingresaron durante el presente año 2018, pero además se publicaron como leyes de la República durante este período, en el mandato del Presidente Piñera, estos han sido 7 mensajes hasta el 28 de diciembre de 2018 (ver gráfico 2). Por su parte, a la misma fecha de 2014, los mensajes ingresados durante aquel año desde el 11 de marzo y publicados hasta el 28 de diciembre de 2014, fueron 21.

 

Gráfico 3

Finalmente, si sumamos los mensajes del Gobierno y las mociones de iniciativa parlamentaria publicados al 28 de diciembre de 2018, estos suman 62 (ver gráfico 3). Por su lado, los mensajes y mociones publicados a la misma fecha de 2014, estos fueron 85, ambas cifras calculadas desde el 11 de marzo de 2018, y de 2014, respectivamente.

Los datos aportados, más allá de ser una muestra fría que podría analizarse desde distintas perspectivas, nos permiten esbozar ciertas conclusiones. La primera, constatar la importancia de las mayorías parlamentarias con que debería contar un gobierno para sacar adelante leyes en beneficio de los temas más cruciales para el país y sus habitantes. No obstante ello, ante la existencia de fuerzas políticas contrapuestas, el sistema no puede consolarse en un statu quo proveniente de tal constatación, sino avanzar a partir de la mejoría del rendimiento legislativo esbozada, en consolidar una sinergia mínima entre las coaliciones, poniendo a disposición de materias de menor calado la iniciativa legislativa que tiene el Ejecutivo -en materia de gasto, por ejemplo- junto a la voluntad de la oposición para forjar acuerdos, sino en los temas más crispados -en principio, más complejos-, al menos en una batería de proyectos que tienen factibilidad de arribar a ley. De otro modo, la escasa producción legislativa no será sólo un costo político para algún sector de turno, sino un decaimiento del rendimiento legislativo aceptable que impulse al país en otros ámbitos menos controversiales.

Mejorar las cifras es responsabilidad de los colegisladores, lo que se traducirá en satisfacción de necesidades de sus habitantes, sino esenciales, al menos de aquellas que suman y siempre son valoradas.

* Felipe Cowley Palacios es Abogado, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Actualmente se desempeña como director del observatorio y consultora legislativa “Enfoque Legislativo” y fundador del estudio jurídico Cowley y Cía. Se desempeñó durante los últimos cuatro años de gobierno de la ex Presidenta Michelle Bachelet como Encargado de la Oficina de la División Jurídica-Legislativa del Ministerio Secretaría General de la Presidencia en el Congreso Nacional.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close