Al aire

Transición Justa en un mundo post Covid-19

"Este mecanismo de asociación (iniciativa “Acelerador Mundial para el Empleo y la Protección Social” de la ONU) prioriza la solidaridad internacional, teniendo como eje a la Transición Justa propuesta de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el régimen internacional de Cambio Climático, que conecta empleos decentes con objetivos ambientales y sociales. Creemos que merece nuestra atención el rol que puede jugar en la recuperación económica a posteriori de esta pandemia mundial en que nos hemos visto inmersos".

Por Andrea Lucas Garín * y Nadya Drago Correa **

Si algo en claro nos está dejando la pandemia es que el virus no tiene fronteras, que las soluciones requieren de esfuerzos globales y que la humanidad de un momento a otro puede verse inmersa en una crisis, que en esta ocasión ha sido principalmente crisis sanitaria, pero con serias connotaciones en otras áreas como las económicas, sociales, jurídicas, entre muchas más. El mundo post Covid-19 es mucho más desigual que antes del 11 de marzo del 2019.

El Cambio Climático comparte estas particularidades con el coronavirus, como una problemática global, no es posible salvarse a un Estado solo; sus impactos en ámbitos energéticos, climáticos, laborales, sociales, etc, son innegables y son mayores en los grupos más vulnerables, y de un momento a otro puede llevar a la humanidad a estar inmersos en una crisis climática. La ciencia, de la mano del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, está avisando que hacia allí nos encaminamos. 

Andrea Lucas Garín

El Cambio Climático ha generado que la comunidad internacional se ocupe hace décadas de este real desafío de la humanidad, así es como se generan iniciativas que, en el marco de Naciones Unidas, permiten sumar voluntades estatales y Organizaciones Internacionales para encauzar la cooperación internacional. Es en este contexto que el Secretario General de ONU, Antonio Guterres, dio a conocer una iniciativa “Acelerador Mundial para el Empleo y la Protección Social” con el objetivo de crear 400 millones de empleos ‘verdes’, dignos y con Transición Justa.

Este mecanismo de asociación prioriza la solidaridad internacional, teniendo como eje a la Transición Justa propuesta de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el régimen internacional de Cambio Climático, que conecta empleos decentes con objetivos ambientales y sociales. Creemos que merece nuestra atención el rol que puede jugar en la recuperación económica a posteriori de esta pandemia mundial en que nos hemos visto inmersos.

Nadya Drago Correa

El anuncio de Naciones Unidas pone en evidencia la relevancia que la Transición Justa tendrá en los próximo años y cómo (confiamos) deberá tener un efecto radiante en el mundo post Covid-19.

En ese contexto Chile no está ausente de la temática y ha elaborado una ‘Estrategia de Transición Justa en el Sector Energía, Parte I: acompañando el cierre y/o nuevos usos de centrales a carbón en Chile’, que ha visto la luz luego de un proceso participativo interesante en el área, con números concretos sobre el impacto de pérdida de empleos que las centrales generará junto con la creación de empleos generada por proyectos ingresados al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), junto con el desarrollo de la industria de hidrógeno verde.

Destacan de la Estrategia múltiples puntos como la mirada local que brinda, la asunción de que la Transición Justa puede colaborar en un mundo post pandemia, la conexión de la temática con la capacitación y la reconversión laboral; el requerimiento de que las nuevas inversiones deben estar en línea con el cuidado climático; el foco en iniciativas de economía circular, y muy importante para nosotras, el enfoque de género que cruza transversalmente mucho del diagnóstico y las primera medidas propuestas. 

En definitiva, la Estrategia obliga a continuar con el ‘enverdecimiento’ del sector energético como un anhelo fundamental para hacer realidad un mundo sustentable. Lo importante es destacar que la Transición Justa puede hacer mucho más en otros sectores productivos para permitir avanzar en mitigación y adaptación del Cambio Climático.

* Andrea Lucas Garín es Directora del Instituto de Investigación en Derecho, Universidad Autónoma de Chile.

** Nadya Francisca Drago Correa es asistente del Proyecto de Iniciación Científica 2021, Vicerrectoría de Investigación y Doctorados, Universidad Autónoma de Chile.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close