Bitácora

Compliance Metrics: “La aproximación al compliance bajo una óptica estrictamente legal lleva a una desconexión respecto de la realidad de los riesgos empresariales”

Conversamos con los socios de la nueva firma legal especializada, Maximiliano Portales y Héctor Juan Hernández, sobre su visión del mercado de servicios en Compliance, cómo esperan diferenciarse y las necesidades de los clientes corporativos.

Hace pocos días nació Compliance Metrics, nueva firma legal creada por los ex abogados de Carey y Cía, Maximiliano Portales y Héctor Juan Hernández. La oficina se especializa en compliance corporativo e investigaciones internas, a través de una plataforma híbrida entre un estudio de abogados y una consultora.

Conversamos con ambos socios sobre su visión del mercado de servicios en Compliance y cómo esperan diferenciarse, además del abordaje tradicional del tema versus su mirada de lo que necesitan las empresas.

¿Cómo ven la sofisticación y aumento de demanda en el mercado de servicios de compliance? 

Maximiliano Portales (MP): Durante el ejercicio de nuestra carrera, y siguiendo la tendencia global, hemos observado cómo año a año las empresas (y también el público en general) se han ido interiorizando cada vez más en los temas de prevención de delitos, anticorrupción, buenas prácticas, entre otros, convirtiéndose a la fecha en materias indispensables al interior de las organizaciones.

Localmente, la demanda de contratación de especialistas externos para servicios de compliance ha aumentado y va a aumentar aún más en el periodo del nuevo gobierno. Los servicios en el ámbito de la regulación de prevención del lavado de activos, financiamiento del terrorismo (regulados por la UAF) y anticorrupción, se están contratando cada vez más en empresas medianas e incluso en pymes, sin perjuicio de otras áreas del compliance que también van en alza, como protección de datos, libre competencia, derecho del consumidor y laboral.  

Héctor Juan Hernández (HJH): Respecto de la sofisticación, hoy en día, ya no basta con tener modelos de compliance de papel o un simple código de ética con declaraciones de buenas intenciones que en la práctica no se cumplen. El incumplimiento a dichas declaraciones no dice relación con una mala voluntad de las empresas, si no que para que dichas declaraciones efectivamente se cumplan, necesitamos de procedimientos, controles y equipos encargados específicamente de vigilar estas materias. Es aquí donde el conocimiento técnico empieza a jugar un rol importante, necesitamos que nuestros prácticas internas se adecuen con la realidad de la empresa, necesitamos procedimientos y controles que sean efectivos pero que a la vez se encuentren alineados y no entorpezcan el correcto flujo de los negocios, necesitamos capacitaciones constantes que motiven a nuestros a colaboradores y no sean un mero trámite, necesitamos equipos comprometidos, expertos y genuinamente interesados en hacer del interior de la compañía un lugar mejor.

¿Qué espacio esperan ocupar dentro del mercado?

MP: Vemos que aún existe en Chile un largo camino por recorrer y que es habitual que las organizaciones deleguen estas materias en áreas que no son especialistas, y consecuentemente, se exponen con ello a riesgos legales, regulatorios y sobre todo reputacionales.

Es por esto, que decidimos fundar Compliance Metrics, un estudio especializado y técnico que tiene como foco integrar nuestras experiencias en la práctica del compliance en estudios de abogados con la práctica in-house adquirida al haber ejercido ambos como Compliance Officers: Héctor a nivel regional, a cargo de ocho países, y por mi parte bajo la regulación aplicable a entidades reportantes de la Unidad de Análisis Financiero (UAF) y Comisión del Mercado Financiero (CMF).   

HJH: Nos distanciamos del perfil de consultores y estudios tradicionales de abogados, para transmitir un mensaje que, al menos para nosotros, es súper claro: el compliance es una disciplina corporativa, hay que entender de gestión de riesgos, de procesos, de auditoría, de la operación y del negocio en cada industria. La aproximación al compliance bajo una óptica estrictamente legal lleva a una desconexión respecto de la realidad de los riesgos empresariales, y lo importante es poder hablar el mismo lenguaje que las empresas, evitando perspectivas exageradamente conservadoras que resultan perjudiciales para el negocio, lo anterior es algo en lo que se incurre mucho a nivel local, levantando red-flags donde no los hay. 

Nuestro objetivo es poder integrar el compliance al negocio, a los procesos, no ser un obstáculo permanente para las áreas comerciales y apostar a la creación de valor disminuyendo la burocracia interna pero fortaleciendo, al mismo tiempo, la integridad, ahí es donde está el desafío. Consideramos que aquí está nuestro espacio en el mercado, queremos ser unos aliados permanentes para las organizaciones, conocer su día a día y ayudar de forma constante a su fortalecimiento interno, por ello nuestra línea de servicios incluye proyectos, servicios esporádicos, así como también la externalización del cargo de Compliance Officer o de las gerencias de cumplimiento.

¿Qué impacto tienen las métricas en el mundo del Compliance y en particular, qué tipo de métricas intentan ustedes aplicar en sus clientes?

MP: Hemos podido evidenciar un déficit importante en el cumplimiento de estándares de monitoreo y seguimiento de los programas de compliance a nivel local. Reiteradamente, ocurre que el área de compliance delega completamente éstas funciones a externos -por ejemplo a certificadoras o auditoras-, cuando es el área de compliance misma, en primer término, la responsable de garantizar el cumplimiento de dicha función. 

Ahí es donde radica la importancia de los KPIs. Éstos son indicadores clave de rendimiento, dicho de otro modo, una métrica que permite medir el rendimiento de una organización de acuerdo a sus objetivos y metas. Desde el punto de vista de compliance, los KPIs son mediciones respecto de cada uno de los componentes del programa implementado, y lo que hacemos es diseñar e implementar esos indicadores junto a las gerencias responsables, preparándolas para poder monitorear el desempeño de compliance en la organización, conforme a las metas y objetivos anuales del área.  Aquí es donde entra fuertemente la tecnología, en la valoración y verificación en tiempo real del estado del programa.

HJH: Las métricas implementadas varían en función de la organización y su industria, sin embargo y de manera transversal, es relevante usarlas para poder conocer y reportar internamente el estado de la cultura de ética y cumplimiento a nivel organizacional y también para medir gestión de desempeño en relación a los objetivos del área. 

Además de ver asuntos relacionados a la prevención de lavado de activos, anticorrupción, modelos de prevención de delitos, libre competencia, protección de datos, protección al consumidor, Compliance Metrics cuenta con fuertes alianzas innovadoras en materia de tecnología, permitiéndoles implementar a sus clientes soluciones innovadoras en materias de screening y monitoreo. La asesoría legal que entregan comprende desde el diseño, la administración y mejora continua del ambiente de control preventivo de una organización en las más diversas materias, hasta la conducción de investigaciones internas que puedan requerir el manejo de grandes volúmenes de datos o documentos, visitas a terreno, entrevistas al personal, con el fin de detectar irregularidades y mitigar eventuales daños y responsabilidades legales.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close