Bitácora

Harasic / Barros: Nueva oficina especializada en litigación compleja y prevención de conflictos

Un nuevo estudio boutique que se dedica a atender litigios de alta complejidad en materias civiles, penales, comerciales, constitucionales y contencioso administrativas, además de brindar asesoría en la prevención de potenciales conflictos y resolución temprana de controversias.

Davor Harasic Yaksic, Ivan Harasic Cerri y Natalia Barros Daher son los socios fundadores de un nuevo estudio boutique que se dedica a atender litigios de alta complejidad en materias civiles, penales, comerciales, constitucionales y contencioso administrativas, además de brindar asesoría en la prevención de potenciales conflictos y resolución temprana de controversias.

Luego de haberse conocido hace años y después de haber coincidido en su pasada firma (Harasic, Medina & Dal Pozzo) , los tres socios tomaron la decisión de unirse y concentrarse en representar los intereses de clientes en litigios que requieren un alto grado de especialidad y que poseen importantes implicancias en el mercado, como sucede con varios de los juicios en que actualmente participan.

Para Ivan Harasic, el sello de la nueva firma radica en que definen los juicios como el componente central de su modelo de servicios, lo que se sustenta en la trayectoria, experiencia y excelencia de sus integrantes, quienes tienen una reputación consolidada como referentes de la práctica de litigación en el país. Añade que ofrecen una mirada estratégica del conflicto y una solución integral al problema del cliente, con un equipo multidisciplinario capaz de litigar en todas las sedes.

En opinión de Natalia Barros, las materias que componen la cartera de la firma son de alta significancia, lo que requiere de un estudio más profundo y una vinculación permanente de los socios en las causas, desde la presentación de escritos, la representación en tribunales de primera instancia, hasta la litigación ante las cortes superiores. “Contamos con un gran equipo de trabajo. Lo que nos caracteriza es la cercanía con cada uno de los casos, a los que dedicamos atención personalizada, lo que es apreciado por nuestros clientes y fortalece la relación de confianza y lealtad que es vital para el ejercicio de esta profesión”, señala.

Sin perjuicio que durante los últimos años han surgido diversos estudios boutique en Chile, para Davor Harasic lo que los destaca es que “como estudio nos preocupamos de contar con una cartera acotada de asuntos y causas judiciales, lo que nos permite entregar un servicio acucioso, creativo y personalizado, además de permitirnos asumir encargos profesionales desafiantes”.

Considerando que tras la pandemia cambió la forma de relacionarse con los clientes y que incluso los tribunales del país lograron instaurar las audiencias remotas como una realidad que llegó para quedarse en el sistema judicial, “nos reinventamos y como oficina adoptamos de forma permanente una modalidad mixta de teletrabajo y presencialidad, decisión que tomamos luego de conversarlo con todos los miembros de nuestro equipo”, indica Davor Harasic. Añade que para los socios es importante “mantener la tradición en lo que efectivamente vale la pena mantenerla”, por lo que de todos modos cuentan con una oficina fija en la comuna de Vitacura, en donde desarrollan reuniones y reciben a los clientes que desean plantear sus necesidades de ese modo. “Nos amoldamos a la nueva realidad, sin perjuicio de lo cual mantenemos el trato directo bajo la modalidad que el cliente prefiera y que sea más apropiada para la etapa del conflicto en que se encuentre”, añade Natalia. “En definitiva, nos anteponemos a las necesidades del cliente y actuamos en su mejor interés”, enfatiza Ivan.

En la actualidad cuentan con un equipo de abogados integrado por los tres socios, además de las asociadas Marta Jiménez y Mikaela Kehsler.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close
Close